Jornada efectiva: desplazamiento del trabajo a casa

0
(0)

Tres son los aspectos que tenemos que analizar antes de abordar el tema en cuestión.


Definiciones importantes

Jornada de trabajo

La jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador pone a disposición del empresario su actividad profesional a cambio del salario que recibe de éste. La duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo será de cuarenta horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual. Nótese que el límite se fija sobre el trabajo efectivo y que el cómputo por el que se opta es el anual (art.34.1 ET). Dentro del límite máximo legal la determinación de la jornada corresponde a los convenios colectivos o contratos de trabajo (art.34.1. ET). En esa determinación han de respetarse, además, las siguientes reglas (art.34.3):

– El número de horas ordinarias de trabajo efectivo no puede ser superior a nueve diarias. Este límite puede ser superado por convenio colectivo o acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, siempre que se respete el descanso mínimo diario entre jornadas.

– Entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente han de mediar, como mínimo, doce horas de descanso mínimo diario.

– Debe respetarse, además, el descanso mínimo semanal de día y medio a la semana.

Trabajo efectivo

Los límites legales a la duración de la jornada de trabajo se hacen siempre en relación con el «trabajo efectivo» o trabajo efectivamente realizado. A estos efectos, «el tiempo de trabajo se computará de modo que tanto al comienzo como al final de la jornada diaria el trabajador se encuentre en su puesto de trabajo» (art. 34.5 ET). La finalidad de esta regla es la de evitar que las limitaciones de la jornada impliquen una reducción de la productividad en perjuicio del empresario. Por ello, se ha pretendido reducir al máximo las ficciones jurídicas en las que se consideran tiempo de trabajo períodos en los que no hay una auténtica prestación de servicios. De la propia definición legal de tiempo efectivo de trabajo realizada por el ET se deriva que quedan excluidos los siguientes períodos de tiempo:

a) Tiempos de acceso y salida del trabajo.

b) Tiempos de aseo y cambio de ropa.

c) Tiempos empleados en el transporte al centro de trabajo.

d) Tiempo necesario para fichar.

e) Tiempos de desplazamiento desde los garajes donde se han de recoger los vehículos de la empresa al centro de trabajo (STS 12-12-1994)

f) En el sector de la construcción, el tiempo empleado en el desplazamiento desde la sede social de la empresa hasta los lugares donde efectivamente se producen las obras (STSJ Navarra 28-2-1994).

El centro de trabajo

Se define en los siguientes términos «se considera centro de trabajo la unidad productiva con organización específica, que sea dada de alta, como tal, ante la autoridad laboral» (art.1.5 ET). El centro de trabajo puede coincidir con el lugar de trabajo (donde se presta el servicio) o no.

Fundamentos de derecho

Primero

El origen del presente recurso de casación para unificación de doctrina se encuentra en la discrepancia surgida entre una empresa de seguridad y un vigilante de seguridad al servicio de la misma sobre la calificación y sobre las compensaciones económicas que corresponden a los desplazamientos y al tiempo invertido diariamente por el trabajador en la recogida y en la entrega del arma de fuego que utiliza en su trabajo. Mientras el trabajador no está de servicio, dicha arma de fuego ha de estar depositada en un armero de la empresa que está localizado en población distinta a la del centro de trabajo en que se desarrolla la actividad de vigilancia del demandante. Según la versión judicial de los hechos, la recogida del arma se efectúa «antes de iniciar la jornada de trabajo», y su entrega «al finalizar» la misma. Se trata de analizar si el tiempo invertido por el trabajador se considera tiempo efectivo de trabajo y si de rebasarse éste las horas sobrepasadas tendrían consideración de horas extraordinarias.

Segundo

Dicha premisa inicial es que el tiempo invertido en los desplazamientos entre el depósito de armas y el centro donde presta sus servicios el vigilante de seguridad es tiempo de trabajo. Ello es así porque tales desplazamientos no son los propios de ida y vuelta al trabajo desde el domicilio o residencia del trabajador, sino que están determinados por un deber impuesto por la empresa en atención a necesidades o conveniencias del servicio. Como ha señalado nuestra sentencia de 24 de junio de 1992, cuando «el horario se anticipa para el trabajador a fin de realizar una actividad concreta en un determinado lugar» que no es el de trabajo el «tiempo dedicado a desplazarse desde el centro de trabajo a distinto lugar» debe considerarse o computarse como «jornada de trabajo».

Tercero

La siguiente premisa para la decisión del caso debe ser elaborada a partir de la disposición del art. 35.1 del E.T, que contiene la definición legal de las horas extraordinarias. Dice este precepto que tendrán «la consideración de horas extraordinarias aquellas horas de trabajo que se realicen sobre la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo, fijada de acuerdo con el artículo anterior». A su vez, el art. 34.1 del ET ordena por una parte que la «duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo será de cuarenta horas de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual», y dispone por otra que la «duración de la jornada de trabajo será la pactada en los convenios colectivos o contratos de trabajo». La duda que surge a la vista de los preceptos legales anteriores sobre si deben calificarse como horas extraordinarias sólo las que exceden de la jornada máxima legal (cuarenta horas), o también las que, como sucede en el caso, sin llegar a dicho límite, rebasan las jornadas máximas pactadas en convenio colectivo, o contrato de trabajo, debe ser despejada en favor de este segundo término de la alternativa. Así resulta de la utilización de distintos criterios o cánones de interpretación. Y así lo viene entendiendo también mayoritariamente la doctrina científica.

Cuarto

La delimitación anterior del concepto de «hora extraordinaria» lleva necesariamente en el presente caso a calificar como tales las realizadas por los vigilantes de seguridad en el tiempo de desplazamiento para la recogida y entrega de las armas de fuego fuera de los centros de trabajo en que prestan servicios. De acuerdo con los hechos probados, dicho tiempo, que es de trabajo efectivo como se ha señalado, no reduce la jornada ordinaria de trabajo de vigilancia realizada, sino que se añade a la misma. El desplazamiento para la recogida del arma se hace antes del inicio del tiempo de vigilancia, y la entrega de la misma al final del servicio de vigilancia encomendado. La sentencia recurrida así lo ha entendido, dando a la cuestión controvertida la respuesta jurídica más correcta.

TSJ Andalucía. Sevilla 14-4-2000

La Sala estima parcialmente el recurso de suplicación interpuesto por los trabajadores en autos sobre conflicto colectivo y declara su derecho a que se compute la jornada de trabajo efectiva desde el momento en que se inicia el reparto diario de instrucciones en la empresa hasta que concluye la descarga del material en dicho centro, ya que durante todo ese período de tiempo el trabajador está sometido al ámbito de organización y dirección de la empresa.

TSJ Extremadura 25-9-2001

El Tribunal desestima el recurso de suplicación interpuesto por la parte demandada y señala que cuando el horario se anticipa para el trabajador a fin de realizar una actividad concreta en un determinado lugar que no es el de trabajo, el tiempo dedicado a desplazarse desde el centro de trabajo a distinto lugar, debe considerarse o computarse como jornada de trabajo.

Conclusiones

Cuando el horario se anticipa para el trabajador a fin de realizar una actividad concreta en un determinado lugar que no es el de trabajo, el tiempo dedicado a desplazarse desde el centro de trabajo a distinto lugar, debe considerarse o computarse como jornada de trabajo, es decir, se computa la jornada de trabajo efectiva desde el momento en que se inicia el reparto diario de instrucciones en la empresa hasta que concluye la descarga del material en dicho centro, ya que durante todo ese período de tiempo el trabajador está sometido al ámbito de organización y dirección de la empresa.

En cambio, el desplazamiento propio de ida y vuelta al trabajo, entendiendo éste, por lugar de trabajo, es decir, donde se iniciará la prestación de servicios y la sujeción del trabajador al ámbito de organización, control y dirección empresarial, desde el domicilio o residencia del trabajador, no computará como tiempo de trabajo efectivo en ningún sentido hasta tanto el trabajador llegue al lugar de trabajo e inicie su actividad.

Es decir, solo computará como tiempo de trabajo efectivo el desplazamiento desde el centro de trabajo hasta el lugar de trabajo, caso de que ambos no coincidan.

¿Te ha sido útil?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar.

Ya que lo has encontrado útil...

¡Siguenos en las redes sociales!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies popias y de terceros. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento y aceptación sobre nuestra política de privacidad y cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies