Incapacidad temporal en el Régimen Agrario


 Requisitos generales exigidos

Los requisitos generales exigidos para causar derecho a la prestación en los Regímenes Especiales son, en cada caso, los siguientes:

  • Estar en alta  o en situación asimilada al alta en el Régimen correspondiente.
  • Estar al corriente en el pago de las cuotas, de las que sean responsables directos los trabajadores, aunque la prestación sea reconocida, como consecuencia del cómputo recíproco de cotizaciones, en un régimen de trabajadores por cuenta ajena.

    A tales efectos, será de aplicación el mecanismo de invitación al pago previsto en el art. 28.2 del Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, cualquiera que sea el régimen de Seguridad Social en que el interesado estuviese incorporado, en el momento de acceder a la prestación o en el que se cause ésta.

  • Reunir lascondiciones para la inclusión en el censo agrario. Este requisito se exige únicamente en el Régimen Especial Agrario.

   Régimen Especial Agrario

 Trabajadores por cuenta ajena:

La prestación se otorga con la misma extensión, forma, términos y condiciones que en el Régimen General, con la siguiente particularidad: es condición indispensable para recibir el subsidio, que el trabajador se encuentre prestando servicios por cuenta ajena en la fecha en que se inicie la enfermedad común o se produzca el accidente no laboral, a menos que se trate de trabajadores fijos en situación de desempleo.

 Trabajadores por cuenta propia:

La prestación se reconoce con la misma extensión, términos y condiciones que para los trabajadores por cuenta ajena de este Régimen Especial, con las siguientes particularidades:

Declaración de situación de la actividad:

El trabajador en situación de incapacidad temporal deberá  presentar ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social o la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social con la que haya concertado la contingencia de incapacidad temporal, declaración en el modelo oficial  sobre la persona que gestione directamente el establecimiento mercantil, industrial o de otra naturaleza del que sean titulares o, en su caso, el cese temporal o definitivo en la actividad desarrollada.

Plazo de presentación:

  • Dentro de los 15 días siguientes a la fecha de la baja.
  • Mientras dure la situación de incapacidad temporal, el trabajador vendrá obligado a presentar dicha declaración con periodicidad semestral, a contar desde la fecha en que se inicie la situación, si fuera requerido para ello.

La falta de presentación de la declaración, en el plazo máximo indicado, producirá la suspensión en el inicio del pago de la prestación, pudiendo iniciarse de oficio las actuaciones pertinentes para verificar la situación en la que queda el establecimiento del que es titular el beneficiario de la prestación.

Si como consecuencia de las actuaciones administrativas, se dedujese el carácter indebido de la prestación que, en su caso, se hubiese comenzado a percibir, se procederá a realizar las actuaciones precisas para el reintegro de la misma.

Lo establecido en los dos párrafos anteriores se entiende sin perjuicio de que, por la no presentación en plazo de la declaración, así como, en su caso, por haber percibido indebidamente la prestación, pudieran iniciarse los correspondientes expedientes sancionadores en aquellos casos en que, atendiendo a las circunstancias concurrentes, oportunamente valoradas por la Entidad gestora, así se determine por ésta.

Opción y formalización de la cobertura de esta prestación:

En el momento de causar alta en el régimen, el trabajador podrá acogerse voluntariamente a la cobertura de la prestación por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes y profesionales. Realizada la opción en favor de la cobertura, ésta surtirá efectos desde el alta.

La opción por la cobertura de incapacidad temporal, deberá formalizarse con una Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, la cual deberá aceptarla obligatoriamente.

Si no se hubiera optado por la cobertura del subsidio en el momento de causar alta en el régimen, se podrá también efectuar la opción una vez transcurridos 3 años naturales desde la fecha de efectos del alta, en cuyo caso, el trabajador deberá formular por escrito solicitud al respecto antes del día 1º del mes de octubre de cada año, surtiendo efectos desde el día 1º del mes de enero del año siguiente.

Realizada la opción en favor de la cobertura, los derechos y obligaciones serán exigibles por un período mínimo de 3 años,computados por años naturales completos, que se prorrogarán automáticamente por períodos de igual duración, salvo renuncia expresa del interesado.

Dentro del último de los 3 años de cada período, el trabajador que desee renunciar deberá formular solicitud por escrito en tal sentido antes del primer día del mes de octubre correspondiente, surtiendo efectos dicha solicitud desde el día 1 del mes de enero del año siguiente. Realizada la renuncia, se puede optar nuevamente a la prestación, siempre que hayan transcurrido, como mínimo, 3 años desde que tuvo efectos la renuncia anterior.

La baja en el régimen lleva consigo la renuncia a la opción de la prestación, sin perjuicio de mantener el percibo de la prestación que se viniese recibiendo en el momento de la baja, hasta que se produzca una causa legal de extinción.

Período mínimo de cotización:

6 meses inmediatamente anteriores al hecho causante, en caso de enfermedad común.

Cuantía:

Será el resultado de aplicar a la base reguladora los correspondientes porcentajes:

Base reguladora:

Estará constituida por la base de cotización del trabajador correspondiente al mes anterior al de la baja médica, dividida entre 30. Dicha base se mantendrá durante todo el proceso, incluidas recaídas, salvo que el interesado hubiese optado por una base de cotización inferior, en cuyo caso, se tendrá en cuenta esta última.

Porcentajes:

  • Si deriva de enfermedad común o accidente no laboral:
    • El 60%, que se abonará desde el día cuarto al vigésimo de la baja, ambos inclusive.
    • El 75%, que se abonará a partir del día vigésimo primero.
  • Si deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional, se abonará el 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja, siempre que el interesado hubiese optado por la cobertura de las contingencias profesionales.

Incapacidad temporal y cese en la actividad:

Los trabajadores que estén percibiendo la prestación por incapacidad temporal en el momento del cese en la actividad, continuarán percibiendo dicha prestación hasta que se produzca una causa de extinción de la misma.

Deja un comentario