¿Qué se entiende por desplazamiento en los permisos retribuidos de los trabajadores?

El trabajador puede faltar al trabajo, si previamente avisó y justificó dicha ausencia, con derecho a cobrar su salario, “durante dos días por el nacimiento de un hijo y por el fallecimiento, accidente o enfermedad grave, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad. Cuando por tal motivo el trabajador necesite hacer un desplazamiento al efecto, el plazo será de cuatro días”.


El problema radica en lo que tenemos que considerar como “desplazamiento”, ya que no se incluye ninguna referencia a número de kilómetros o distancia mínima para tener derecho a una ausencia de 4 días. En este caso habría que acudir al convenio de aplicación.

Si no existiese convenio o no se dijera nada sobre ello, en la práctica se entiende “desplazamiento” aquellos casos en que es necesario un traslado a otra provincia o, incluso a otro municipio. Aunque esto puede dar lugar a situaciones abusivas porque los trabajadores pueden tener su domicilio en municipios limítrofes con la capital.

La jurisprudencia ha establecido en estos casos que lo que importa, a la hora de fijar esos cuatro días de permiso, es la necesidad del desplazamiento razonable sin estar condicionado por los km de distancia, bastando que exista esa necesidad para que se tenga el derecho al permiso.

Así para que podamos determinar el derecho a los cuatro días de permiso, hay que valorar las circunstancias de cada caso, como la distancia entre los municipios, si hay o no medios de transporte, el estado de las carreteras o la facilidad o dificultad de las conexiones, como bien establece la Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de junio 2012.

Deja un comentario